El restaurante Pablo Guardiola está situado en Los Belones, muy cerca de las playas del Mar Menor. Está regentado por la misma familia desde 1929 cuando se fundó el restaurante de los baños de San Leandro y empezó su andadura el tío Luis.

Actualmente Pablo en la sala y Juani en la cocina al frente de un equipo de profesionales jóvenes y dinámicos mantienen la tradición en la cuarta generación ofreciéndonos una cocina mar menorense y un servicio adecuado a las necesidades de cada cual.

REGENTADO POR LA MISMA FAMILIA DESDE 1929.

En verano la terraza exterior nos ofrece la posibilidad de saborear los platos típicos bajo la luz de las estrellas junto al mar y a veces acompañados de música en vivo. En invierno, el amplio salón interior climatizado nos permite realizar todo tipo de ágapes confortablemente.

Especialidades

En su carta podemos encontrar productos de temporada siempre relacionados con el entorno, el Mar Menor y la huerta murciana, que van variando en función de la estacionalidad, pero siempre con un compromiso de frescura y naturalidad.

EL CALDERO DE ARROZ CON ÑORAS Y MUJOL.

Así, en invierno, podemos encontrar platos poderosos como el potaje, el cocido con pelotas, la olla de cerdo, los gazpachos manchegos, el cordeo al horno, legumbres etc.

En verano, productos frescos como el gazpacho andaluz, el zarangollo y la ensalada murciana, los increíbles langostinos del Mar Menor, etc.

Platos típicos

Todo el año, los arroces, con el caldero a la cabeza, el de bacalao y verduras, las paellas, pero también los pescados del mar de enfrente, como la dorada, la lubina, el salmonete etc. y del Mar Mayor como el gallo de San Pedro o la lecha y el mero o la gallineta, pero también el marisco como la quisquilla, la gamba roja, las almejas, el pulpo etc.

MARISCO, GAMBA ROJA y PULPO.

Las salazones constituyen una aportación del sureste a la cocina, por ello la mojama, las huevas de pescados como el atún o el mújol, el bonito o el bacalao siempre están presentes en la carta.

Entorno privilegiado

Entorno privilegiado

Los postres, caseros al 100 %, de una sencillez que nos hacen recordar los antiguos sabores perdidos son un verdadero regalo para la vista. Los copitos de nieve, las natillas, el flan de huevo, el pan de Calatrava, o el arroz con leche y el tiramisú entre otros constituyen un conjunto de difícil elección.

Por otra parte, el extenso surtido de tapas en la barra nos da las primeras pautas culinarias de lo que nos espera en la sala.

El café, especialidad de la casa, todavía los lugareños conocen el restaurante como el Café a pesar que nunca ha ostentado ese nombre, y los licores completan un menú de notable relación calidad/precio.

Carta de Vinos

En cuanto a los vinos, la carta posee una selección amplia de denominaciones de origen, ya sea en blancos, rosados o tintos, donde el comensal seguro encontrará el ideal para marinar su selección gastronómica.

Como compendio de todo lo anterior podemos asegurar que su visita supondrá un verdadero hallazgo gastronómico en cualquier época del año.

El establecimiento sólo cierra los martes desde Octubre hasta Mayo todo el día y la noche del 24 de Diciembre.